28/5/17

Los Shakers - Los inéditos

Fue en el bar del Japonés donde me encontré, una noche de invierno de esas que el frío te pincha los huesos, tan propias del desierto mendocino; al Anacleto Bermudés. Yo lo conozco de hace rato al Anacleto. Era amigo de mi vieja. Tocaban juntos en una banda que ensayaba, mirá vos qué chico era el mundo rockero en aquellos días; en la misma sala que los Altablanca. Sí, ya sé que los Altablanca practicaban en una casa en Chacras y que no invitaban a nadie. Pero el Anacleto venía de la misma movida. La cosa es que durante los ochenta, cuando yo era pibe, el Anacleto vagaba mucho por mi casa. Siempre pasaba y zapaban algo con mi vieja.  Después el vago se tiró al abandono. No sé si fue porque su mujer lo dejó o ella lo dejó porque se tiró al abandono. Pero bueno, se volvió un borracho consuetudinario y dejó de tocar. Un bajón. No lo vi por mucho tiempo hasta que ya entrado en la adolescencia, allá por la década del noventa, me enamoré de la noche y la destrucción. Con los vagos habíamos empezado a ir bar del Japonés. Y fue ahí donde me lo empecé a encontrar al Anacleto. Siempre en invierno. Era un excéntrico.
Una de esas noches fue que me dijo: Mirá Miguel, a mí Los Shakers no me gustan. Yo sé que los vagos eran el fórmula uno del beat latinoamericano, no se puede negar eso. El virtuosismo es evidente. Pero también era mucho muy melódicos pibe, qué querés que te diga. A mí siempre me fue la cosa más salvaje. Capaz que sea porque es lo que me sale mejor, bah, cuando tocaba… pero bueno, la cosa es que me van más Los Bulldogs, eran más punkers.
Y la verdad que coincido bastante con el Anacleto pero debo reconocer que las pocas veces que me siento
y escucho a Los Shakers siempre se derrumba el mito. Los encuentro, sí, muy melódicos; pero las melodías me resultan una muy bonita mezcla entre flower punk, bubble gum y hard pop. Y me digo: Hey, Wirtis, van muy bien Los Shakers para amenizar la lectura.

Además, cuando algún amigo me recomienda bien una banda, suelo prestar atención. Y eso es lo que pasó con el disco que hoy les comparto: lo publicó el capo de Roarrunner en su fundamental y clásico blog Roadruner Beat Beat y lo recomendó con tan buen decir que lo tuve que escuchar. Y la verdad que es un muy bello álbum. Se los dejo. Con nuevo link porque predico con el ejemplo: ahora, este disco está más disponible en descarga gratuita que antes. Hacé lo mismo vos, si lo bajaste, no seas culiado.  

5 comentarios:

  1. me gusta la música aunque no se nada de bandas
    me he sentido bien leyéndote
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece el tiempo dedicado a leerme MuCha, abrazos!

      Eliminar
  2. Se agradece. Gran abrazo a la distancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roadrunner, también te agradezco a vos por todo lo que compartís y difundías. Abrazo.

      Eliminar