1/5/19

Manal (1970)


Buenas noches camaradas de garaje. ¿Cómo os habéis estado yendo en estos meses without Wirtis? ¿Ah? Espero que bien y ya acostumbrados a vivir en la incertidumbre de si voy a publicar de o no, de
cuándo o de si les voy a traer una novedad o un disco recontrarremilconocido y sabido como es el caso de hoy; sí amigos, acostumbraos a vivir en la incertidumbre como lo hemos hecho en la Argentina neoliberal de los empresarios mafiosos y corruptos.
Les iba a traer algo más onda antología, una buenísma que le robé a Paco Camorra, pero al final me decanté por este hermoso disco de Manal que me lo conozco entero porque lo tarareé muchas veces escuchándolo en el walkman cuando me iba a la casa de la Emma Lunge. Eso fue por los noventas, y si bien ya era un disco antiguo en aquellos días, a mí siempre me ha gustado lo anterior. También escuchaba mucho en esa ápoca los discos de Pescado Rabioso, había llegado a ellos yendo a ver a los In Púribus, mítica banda rockera de mi Mendoza natal de la cual devinieron algunos miembros de Karamelo Santo – actualmente en una muchísima mejor banda llamada CUYOMAN – y otros de Cabezones. La cosa es que este álbum es un grato recuerdo y está en la lista de los siempre presentes. Por eso me dije, hey Miguel, tenés que subirlo para que siempre esté ahí a mano, así lo bajás cuando necesités musicalizar ad hoc. Así que se los traigo con esos individuales modos, tan apropiados por mí, ahora que la lógica neoliberal define el juego.
Bueno amigos, se los dejo para que lo disfruten. Corta la entrada como esperanza de pobre en gobierno neoliberal, bien lo sé yo. Hasta la próxima que quién sabe cuándo será. Ahora me voy, tengo
Agregar leyenda
ganas de tocar el bajo y tengo obligaciones laborales. Todo un mundo que me reclama ahí afuera amigos. Qué le vamos a hacer, me construí una infraestructura pulenta, pero implica dedicación. Abrazos gigantes para voceades, cófrades del garaje. Tal vez el futuro nos reúna acá en el blog, o en la calle, en algún toque de Pistola & Los Mugrientos.
Cabe aclarar, así como para no ser tan frío con el disco, que salió bajo el mítico sello Mandioca, fue el álbum más exitoso de la banda y uno de los más influyentes en la historia del rock argentino. Les dejo el disco de Manal acá.   

17/1/19

Bingo Reyna - Increíble (1966)


Hola amiges del garage. Mucho tiempo ha pasado desde que el buen Wirtis hizo el precedente post. Tantas son las vicisitudes, tanto el tiempo que tiene la vida real, objetiva y material de ahí afuera que
Agregar leyenda
nada de tiempo tengo para dedicar al blog. Así garagelatino ha pasado el año casi invernando, aunque el precedente post es de julio. Para colmo, así como si la falta de práctica y hábito no incidiera en la escritura, así como si de la nada las palabras me cayeran en la cabeza, me posesionaran y yo pudiera decir un montón de cosas a gente que no conozco, que no sé quién, ni de dónde ni cómo se paran en las constantes aporías éticas de la vida; había empezado a escribir la entrada con una hermosa parrafada poética, llena de imágenes que hablaban de mi cotidianeidad, esa donde Miguel Wirtis se queda lejos, agazapado y a veces temo que olvidado. Y es que esa materialidad que es Pablo Doti, parece haber decidido vivir la vida objetiva. El tipo se ha casado, tenido hijos y parece, conseguido trabajo. Como corresponde a un engranaje de la cadena media de este sistema tan aceitado que es el capitalismo. De a poco te atrapa, erguís una infraestructura, tan callando se aparece todo, y un día te descubrís comprometido, con obligaciones y responsabilidades que te reclaman desde afuera. Entonces te vas alejando de los lugares de placer porque la obligación, también invasiva y abusiva si no te avivás; es un modo de vida. Es más, me arriesgo a decir: es el modo de vida que el Capitalismo implanta en nosotros. Mientras más rendís, más obtenés. Sistemas de “incentivo”, le dicen. Tanto te llueven las propagandas, en las redes, en los medios y en las calles. Desde chicos te van a enseñar que la felicidad radica en tener. Y si no, no pertenecés. Y si no pertenecés, sos un marginado. Y los marginados son todos “negros de mierda”, “planeros” o “piqueteros”. El Capitalismo desde temprano, mediante sus medios, enseña a odiar al pobre. Aporofobia se llama. Y es la causa de tanto odio enceguecido. Y no la miro desde la soberbia de la izquierda, a esta cuestión, no. La miro sabiendo que el Capitalismo, con sus múltiples maneras de someternos, es el sistema en el que estoy inmerso, en el que debo sobrevivir y sostener esa infraestructura de la que les hablaba más arriba; por
eso empujo para hacerme un espacio estable. Y sé que eso puede concluir en una posición conservadora en el futuro, no me engaño. Pero nada me importa ahora que esa infraestructura son cuatro persones. Ni siquiera este, mi querido blog que ya tan pocos momentos le puedo dedicar. Ni tampoco los proyectos de escritura o los delirios del bajo.
Con todo amigues, sigo escuchando música y, cuando puedo – porque quiero creer que no voy a dejar que me degluta del todo, este puto sistema – clavo alguna entrada o digito un ratito. Y es así que por acá ando esta vez, con un disco hermoso de Bingo Reyna. En especial me gusta la versión potente de Night Train. Bueno cuates, no sé cuándo volveré pero lo voy a hacer, como siempre. Los dejo.