5/5/20

Los Darts - Vol. II (1967)


Buenas noches amigos del garaje. Tanto tiempo ha pasado ya como para que el buen Wirtis se diera una vuelta por el viejo y todavía querido, aunque abandonado por largas semanas; Garagelatino.

Agregar leyenda
Colabora que me copé escuchando a Los Darts en estos días de confinado ostracismo.
Aunque si he de ser sincero, amigues del garaje, estoy muy, pero muy atareado. Tanto que leí en uno de los miles de artículos que debo leer por mi trabajo, que es bueno en el contexto de esta pandemia, darse tiempo para el ocio, para el no hacer nada, para aburrirse. Y debe ser verdad Miguel, me dije, porque vos te la pasás como sometido a no sé qué mandato o compromiso extraterrenal y estás TODO el tiempo intentando hacer algo productivo. Si hasta hace poco, entre interín e interín con los bepis y las peleas con Emma – que por suerte la pandemia colaboró para limar-, los estudios y las obligaciones profesionales te recriminabas por no escribir un poema a diario, como venías haciendo cuando todo esto empezó. Pero no se puede estar todo el tiempo intentando hacer para no sentir que perdemos el tiempo, que todos los días son domingo. En mi caso, Lunes, pero el mismo al fin. Aunque cargados de compromisos y conexiones con el afuera que son tan fuertes como que representan el sustento económico de mi familia y mío; supongo que por eso los debo vivir más estresado. Con todo, mi estado natural es la hiperquinesis, wuachos. Así que nada encuentro en pasar el tiempo apoltronado charlando y comiendo, al ratito me salgo de mí y me quiero ir. Será por eso, agradezcan amigues, que tomarme un rato libre significó elegir un disco – que siempre se corresponde a algo que vengo escuchando -, subirlo a mediafire, reseñarlo y producir una entrada más del viejo y querido blog que me niego a dejar morir. Pero bueno, acorde con la temática, el mp3, junto a los blogs, es una antigüedad. Dentro de poco van a desaparecer hasta los lectores de mp3.
Así Garagelatino será lo que comenzó queriendo ser: un museo del garaje-punk latinoamericano de los sesentas. Pero estará representado por formas antiguas como lo son los mp3, también con un formato antiguo como lo son los blogs, ya casi distintivo de la generación de los inmigrantes digitales.
Así las cosas, una vez más y por segunda, en este film de terror que es el 2020 les dejo un disco punketero al estilo latino: Los Darts. Que lo disfruten, wuachos.

29/12/19

Los Hermanos Carrión - Rock


Hola mis cuates del garage, a que ya me daban por muerto, ¿eh? Pero nunca deben olvidar que el buen Wirtis siempre vuelve, así como un hábito dañino que habías creído dejar y, justamente por eso, ¡paf!, te atrapa de repente, te golpea y tira al suelo todo tu choto ego. A  mí me pasó, cuates, me pasó con el cigarro, me pasó con el porro, me pasó con la merca y el lsd. En todo caí, de nada me levanté.
Y sin embargo, cada tanto, porque las fuerzas se van aglutinando de a poco pero con constancia, como todo movimiento en mi vida; aparece algún destello de arte que me conmueve. Generalmente pasa con la música, con algún cavernario sonido de garaje y es entonces cuando aparto, así, literalmente, con los brazos, todas las drogas que me tienen en sus lazos – la aliteración es intencional, guarda – y me digo: Miguel, por qué no hacés una entrada en el blog. Y me activo. Qué se yo amigos, se hace difícil llevar adelante esta empresa tan singular. Muchos me dicen: Y, lo que pasa es que los blogs ya fueron, Miguelón, tenés que buscar otra cosa. Y yo les contesto: Estás en lo cierto respecto a los blogs, la verdad que es lo mismo que tener una cuenta en Hotmail, una excentricidad propia de los añosos. Pero no va por ahí mi dolor, para nada. De hecho, ese aurea de “antigüedad” que se ha apoderado de los blogs los ha hecho más atractivos para mí. Persistieron los mejores, los que más belleza y originalidad le dieron en cuanto a lo estético y más certezas y material descatalogado ofrecen en cuento a la propuesta de interacción. No me quiero ir por las ramas, a mí me gusta el olvido, nada me melga esa condición en los blogs. Mi problema está afuera, en el mundo real. Ese que me tomó de sopetón y me demanda muchas cosas. Pero también me devuelve otras tantas, no voy a ser un desagradecido ni un pedante, para nada me sustento en esos espacios. El tema es que cuesta venir a subir los discos, más porque soy un caos ambulante.
Todo el prolegómeno ha sido para contarles que sigo vivo, que no abandoné al querido Garagelatino, ni a este ni al otro. Pero que los post son muyyyy esporádicos. Así será, entonces. Pero bajar los brazos, espero que no.
Para volver les traje una banda clásica de la movida garagera de México, los Hermanos Carrión. Un gran grupo, en este disco que les comparto van a poder comprobarlo. Son todas canciones en español, y muy buenas versiones. En especial me gustó la de Los Locos del Ritmo y la de los Righteous Brothers. No había subido nunca un disco de estos cuates, como no he subido nunca de muchísimas bandas que todavía quedan dando vueltas por ahí. Una vez me dijo otro blogger, que ya no recuerdo quién fue porque pasaron varios por este mundillo virtual, que por más que me empeñara nunca, pero nunca, iba a poder conseguir todo lo que se grabó ni siquiera conocerlo; cercenó lapidario. Y creo que
tenía razón. Eso me relajó el afán de conseguir TODO.
Bueno amigos, me voy, otra vez. No sé hasta cuándo. Les dejo tremendísimo disco, les dejo explicaciones, como siempre hago últimamente cuando posteo. Tal vez debería dejar de caminar por esas sendas y concentrarme en lo que hay: un poderoso mundo virtual que todavía fluye a pesar de los embates de la modernidad y los nuevos modos de mover la música en internet (que, dicho sea de paso y para cerrar, redunda en que lograron hacernos pagar para escuchar). LosHermanos Carrión para ustedes, amigues, que lo recontradisfruten.
Antes de dejarles el chau amigues del alma, quiero recordarles y, en caso de que no lo sepan, contarles, que Mendoza, la provincia donde vivo ha sido escenario de una insurrección popular a partir de la derogación de la ley 7722, una ley que protege el agua frente a los modos extractivistas solventados en cianuro y químicos de la misma calaña. Esta ley fue reformada por el gobernador entrante, Suárez, del partido  político CAMBIEMOS, quienes gobernaron en los últimos 4 años la Argentina. Unos neoliberales despreciables, centrados en exprimir al pueblo hasta la última gota, en este caso, de agua. No obstante, el partido que gobierna la nación, el Peronismo, recientemente llegado al poder apoyo, si bien tácitamente, la decisión de la provincia. Además, acá en Mendoza, el PJ apoyó explícitamente la reforma. Todo ello generó una revuelta popular que, según parece, ha logrado torcer el brazo de los nefastos políticos y empresarios. Sin embargo, la verdad la vamos a saber mañana, cuando el gobernador recién llegado, Suárez, haga efectivo el veto. Veremos amigues. Por ahora les dejo un abrazo grande y los convoco a difundir la pelea de mi Mendoza querida por mantener libre el agua de ácidos asesinos y por enfrentar a los empresarios codiciosos.   

1/5/19

Manal (1970)


Buenas noches camaradas de garaje. ¿Cómo os habéis estado yendo en estos meses without Wirtis? ¿Ah? Espero que bien y ya acostumbrados a vivir en la incertidumbre de si voy a publicar de o no, de
cuándo o de si les voy a traer una novedad o un disco recontrarremilconocido y sabido como es el caso de hoy; sí amigos, acostumbraos a vivir en la incertidumbre como lo hemos hecho en la Argentina neoliberal de los empresarios mafiosos y corruptos.
Les iba a traer algo más onda antología, una buenísma que le robé a Paco Camorra, pero al final me decanté por este hermoso disco de Manal que me lo conozco entero porque lo tarareé muchas veces escuchándolo en el walkman cuando me iba a la casa de la Emma Lunge. Eso fue por los noventas, y si bien ya era un disco antiguo en aquellos días, a mí siempre me ha gustado lo anterior. También escuchaba mucho en esa ápoca los discos de Pescado Rabioso, había llegado a ellos yendo a ver a los In Púribus, mítica banda rockera de mi Mendoza natal de la cual devinieron algunos miembros de Karamelo Santo – actualmente en una muchísima mejor banda llamada CUYOMAN – y otros de Cabezones. La cosa es que este álbum es un grato recuerdo y está en la lista de los siempre presentes. Por eso me dije, hey Miguel, tenés que subirlo para que siempre esté ahí a mano, así lo bajás cuando necesités musicalizar ad hoc. Así que se los traigo con esos individuales modos, tan apropiados por mí, ahora que la lógica neoliberal define el juego.
Bueno amigos, se los dejo para que lo disfruten. Corta la entrada como esperanza de pobre en gobierno neoliberal, bien lo sé yo. Hasta la próxima que quién sabe cuándo será. Ahora me voy, tengo
Agregar leyenda
ganas de tocar el bajo y tengo obligaciones laborales. Todo un mundo que me reclama ahí afuera amigos. Qué le vamos a hacer, me construí una infraestructura pulenta, pero implica dedicación. Abrazos gigantes para voceades, cófrades del garaje. Tal vez el futuro nos reúna acá en el blog, o en la calle, en algún toque de Pistola & Los Mugrientos.
Cabe aclarar, así como para no ser tan frío con el disco, que salió bajo el mítico sello Mandioca, fue el álbum más exitoso de la banda y uno de los más influyentes en la historia del rock argentino. Les dejo el disco de Manal acá.   

17/1/19

Bingo Reyna - Increíble (1966)


Hola amiges del garage. Mucho tiempo ha pasado desde que el buen Wirtis hizo el precedente post. Tantas son las vicisitudes, tanto el tiempo que tiene la vida real, objetiva y material de ahí afuera que
Agregar leyenda
nada de tiempo tengo para dedicar al blog. Así garagelatino ha pasado el año casi invernando, aunque el precedente post es de julio. Para colmo, así como si la falta de práctica y hábito no incidiera en la escritura, así como si de la nada las palabras me cayeran en la cabeza, me posesionaran y yo pudiera decir un montón de cosas a gente que no conozco, que no sé quién, ni de dónde ni cómo se paran en las constantes aporías éticas de la vida; había empezado a escribir la entrada con una hermosa parrafada poética, llena de imágenes que hablaban de mi cotidianeidad, esa donde Miguel Wirtis se queda lejos, agazapado y a veces temo que olvidado. Y es que esa materialidad que es Pablo Doti, parece haber decidido vivir la vida objetiva. El tipo se ha casado, tenido hijos y parece, conseguido trabajo. Como corresponde a un engranaje de la cadena media de este sistema tan aceitado que es el capitalismo. De a poco te atrapa, erguís una infraestructura, tan callando se aparece todo, y un día te descubrís comprometido, con obligaciones y responsabilidades que te reclaman desde afuera. Entonces te vas alejando de los lugares de placer porque la obligación, también invasiva y abusiva si no te avivás; es un modo de vida. Es más, me arriesgo a decir: es el modo de vida que el Capitalismo implanta en nosotros. Mientras más rendís, más obtenés. Sistemas de “incentivo”, le dicen. Tanto te llueven las propagandas, en las redes, en los medios y en las calles. Desde chicos te van a enseñar que la felicidad radica en tener. Y si no, no pertenecés. Y si no pertenecés, sos un marginado. Y los marginados son todos “negros de mierda”, “planeros” o “piqueteros”. El Capitalismo desde temprano, mediante sus medios, enseña a odiar al pobre. Aporofobia se llama. Y es la causa de tanto odio enceguecido. Y no la miro desde la soberbia de la izquierda, a esta cuestión, no. La miro sabiendo que el Capitalismo, con sus múltiples maneras de someternos, es el sistema en el que estoy inmerso, en el que debo sobrevivir y sostener esa infraestructura de la que les hablaba más arriba; por
eso empujo para hacerme un espacio estable. Y sé que eso puede concluir en una posición conservadora en el futuro, no me engaño. Pero nada me importa ahora que esa infraestructura son cuatro persones. Ni siquiera este, mi querido blog que ya tan pocos momentos le puedo dedicar. Ni tampoco los proyectos de escritura o los delirios del bajo.
Con todo amigues, sigo escuchando música y, cuando puedo – porque quiero creer que no voy a dejar que me degluta del todo, este puto sistema – clavo alguna entrada o digito un ratito. Y es así que por acá ando esta vez, con un disco hermoso de Bingo Reyna. En especial me gusta la versión potente de Night Train. Bueno cuates, no sé cuándo volveré pero lo voy a hacer, como siempre. Los dejo.

29/7/18

Sandhy & Mandhy - Para castukis (1969)


Hola amigos. A que ya me daban por muerto, ¿verdad? Y sí, si he de ser sincero estoy más muerto que vivo en la Argentina neoliberal y engullidora. Sin embargo sobrevivo. Con más carga en las
espaldas, con menos tiempo de vida. Pero con coraje y rebeldía, qué joder. Que hay que bancar, que hay que luchar. Y si las reglas las platean ellos, bueno, a entenderlas para combatirlas. O para tergiversarlas. Lo que puedas. Pero siempre para adelante, sin rendirse. Porque hay un punto en donde uno piensa o me rindo o peleo hasta la muerte. Y sí, amigos, la opción es pelear. Pero no en el sentido de salir a lo Che Guevara y reventarse la cara contra el sistema, pienso yo. La onda es entender cómo funciona, qué engranajes se ponen en movimiento para generar los fenómenos que nos construyen, día a día, como realidad. Y desde ahí, situado en las trincheras que logres construir, ponerse a construir un mundo mejor. Por ejemplo, abriendo un blog en el que compartas música rara.
Habrán notado la mengua cuantitativa en los post. Se debe a que perdí, por un puto virus, toda la colección de años que guardaba en un disco externo. Sí, yo también me quise cortar las pelotas. Por suerte existe Emma, que me recuerda lo bueno que es cuidarlas.
Seguir adelante con el blog, es pura tenacidad. Y es por eso que les dejo a esta banda, no sé por cuánto tiempo, desde ya anticipo; que simboliza tan bien la actitud de aguante. Les cuento. Sandhy & Mandhy fue un proyecto de dos amigos que, a raíz de una mala interpretación con Billy Bond, grabaron este tremendo disco que el blondo, a la postre, les rechazó argumentando que no era lo que 
buscaba. La onda eran los dúos acústicos, y eso era lo que él había estado pretendiendo. Y es que Sandhy & Mandhy de dúo solo tenían el nombre: lo que grabaron - ¡En solo tres horas! – fue una obra de arte que va del folk al garaje con mucha melodía y letras en castellano. Una belleza. Pero la cosa no termina ahí. Como Bond los rechazó los vagos editaron el disco de forma independiente. Sin caja, sino en bolsas de plástico, en un número de 110 copias. Sí amigos, no sé si la primera, pero seguro Sandhy & Mandhy fue uno de los primeros grupos independientes del rock argentino. Disfrútenlo. Y recuérdenme amigos, que como puedo y cuando puedo, aparezco. Perodón si no contesto todos los comentarios, menos si no repongo los discos. Pero es hacer esas tareas o hacer entradas nuevas. Prefiero lo segundo. Saludos, cuates. Hasta más vernos.

1/4/18

Leo Dan - Como te extraño (1964)


Después de un tiempo largo, comparable a tantos que he vivido en mi siempre querido, aunque a  música pero bueno, acá tienen ustedes el archivo para opinar.
veces olvidado, blog Garagelatino; vuelvo con más música. Estoy pensando ahora mientras escribo, que los dos últimos discos, digo, este y el de Palito, son bien poperos: disculpas, pero me salió así. Les confieso que no ando escuchando especialmente este disco, si en tal hubiera yo basado mi elección de hoy debería estar posteando algunas de las perla que vengo bajando del blog de mi querido amigo Paco Camorra pero, como prefiero que revisen ustedes el maravilloso La Nave del Rock Argento y se deslumbren; decidí colgarles esta lindura pop. Y lo digo así porque lo escuché un par de veces para charlarlo con ustedes y me gustó bastante. Es cierto que yo soy demasiado condescendiente con la
Yo ando bien. Harto de los Neoliberales y sus triquiñuelas. Dispuesto a combatirlos y a sobrevivir. Por eso es que intento mantener los frentes de lucha abiertos. De ahí mi empecinado hábito de postear. No obstante, como si el afán bélico se moviera impetuoso por mi sangre, he abierto muchos otros frentes de lucha amigos. Y entonces se me hace complejo sistematizar la resistencia. Pero bueno, así se sigue, así se viven estos días en la Mendoza horrible de la Argentina Neoliberal. Pibes en las calles, cierres de escuelas, ajustes, tarifazos, manipulación mediática; un combo de mierda que solo puede ser interesante como fenómeno ajeno. No para transitarlo. Menos si sos de cierta materia gris. Así es que me voy amigos, a seguir bancando. Esta vez a filmar un videíto para mandar a Bogota, a la Feria del Libro. Y es que un buen cófrade coterráneo se ha asentado allá y, como la feria la dedican a la Argentina, se le ocurrió proponer a los escritores que mandáramos un video para difundir. Ya sé, tiene su cuota de banalidad.
Tal vez no me venga tan mal una cuota de Leo Dan. Saludos.    

27/1/18

Palito Ortega - Simple (1969)

Buenas noches mis hermanos del garaje. Primer post del 2018. Sí wuachos. Porque, aunque no me vean, siempre ando por ahí. Escuchando sonidos trogloditas, escribiendo entradas gedientas. Es así. Hoy les traigo el recontrabodrio de Palito Ortega.
Capaz que alguno se pregunte: ¿Por qué Wirtis, traés, un músico que, dado el adjetivo calificativo aplicado, no te gusta? Y yo les puede responder que no es tan así. Que hay cosas de Palito que me gustan. La primera etapa, con algunos atisbos de garaje punk (Amanecer sin ti es un hermoso ejemplo) o de pop flower punk (tal vez Un muchacho como yo funcione como ejemplo). De lo nuevo es bien poco lo que me gusta de Ortega. Acaso solo el tema que grabó con el Pelado Cordera. Pero mentiría porque he seguido poco la carrera de Palito. No obstante, cuando he escuchado cosas suyas me he llevado gratas sorpresas. Lo que pasa, y lo confieso, es que me crié con un prejuicio hacia Palito Ortega. La idea del músico complaciente, o para generalizar, del artista obsecuente; siempre me ha molestado. Pero he entendido, a medida que los años de luz se desvanecen, que no todo es lo que parece y que yo no soy quién carajo para andar enjuiciando al prójimo. He entendido, caminando las arduas huellas del arte, que lo único valioso es hacer, generar. Porque hablar, hablamos todos.
Y también por eso será que vuelvo, siempre vuelvo. Aunque los tiempos sean tiranos, aunque las horas me reclamen la carne para desbrozarla en el yugo esclavo que el sistema neoliberal hace pasar por lógico.

Y así ando yo por este mundo. Pero también ando resuelto, esperanzado porque la familia Wirtis se agranda, viene mi segundo hijo, Fausto, y acá deliramos de ansiedad. Es que también reparto, ese pequeño mendrugo de tiempo que me queda, con mi familia. Y es así amigos. Nada más importa. Pero también tengo las palabras, que cada tanto se agolpan el mi gargero y me resoplan: “che Miguel, publicate algo en los blogs, dale Miguel, no te dejés vencer”. Y así hago. Por eso estoy acá. Una vez más. Hoy con un simple de Palito. Ortega. Un artista con trayectoria y, lo más importante, con una historia ligada al rock de la Argentina. Les dejo este clásico por acá. Disfruten wuachos.  

17/12/17

Los Sonny`s - El bueno, el malo y el feo (1968)

Los Sonnys fue uno de los grandes grupos de Chile. Están en la oficialidad de la historia. De hecho, [1].  
para hacer el post hice lo de siempre: googlear el nombre del grupo para ver qué tan desconocidos son. Me encanta cuando se sabe poco y nada de la banda: puedo inventar un gran pez y solo yo conocer la trampa. Con Los Sonnys no fue así, al googlearlos encontré varios links con data de la banda.  Cabe aclarar, amigos del garaje, que encontrar mucho sobre una banda surfer latinoamericana de los sesentas significa dos o tres links y, con muchísima suerte, alguno en el que puedas descargar los discos
Con todo, como yo amo mucho más a los libros que a todos ustedes, me puse a revisar la información que da David Ponce en Prueba de Sonido (gran texto, por cierto) y refresqué la data del disco. Qué bueno es, la verdad. Un clásico absoluto. En sus días fue un disco muy bien vendido. Algo imposible para nuestra época, donde el imperio es el de la palabra. Vacía, las más de las veces, pero señora absoluta del rock, al menos en el país represivo y dictatorial en que se ha transformado la Argentina gobernada por empresarios. Y tal vez sea ese otro de los síntomas del clima de época que se ha creado: puro giro lingüístico.
El bueno, el malo y el feo fue una apuesta comercial, en efecto. Y les salió muy bien. Quien no estuvo para nada contento, cuenta David Ponce, fue Julio Arcaya: ni siquiera le dejaron hacer el falsete del disco anterior. Con todo, la historia es misteriosa y tiene sus cercos: en 1975, fue él quien rearmó Los Sonnys y grabó un gran disco de covers de canciones de series completamente instrumental. Ya lo dejaré en www.garagelatino.wordpress.com par que lo bajen.
Pero hoy les dejo esta belleza. Porque el blog sigue siendo una trinchera del mundo exterior. Pero también del mundo de las redes sociales. Es tan fácil alienarse en este mundo de hoy, que siento terror por no saber si todavía soy yo. Los Sonny`s.




[1] De ahí que insisto en la importancia de volver a subir los discos que descargan, wuachis. Ya sé que esto de descargar discos de a poco se va volviendo una práctica, dentro del universo de Internet, excéntrica y de poco uso. Todos escuchan desde spotify o aplicaciones similares. Pero es por eso que más urge resubirlos: los que quedamos es porque nos gusta, ergo, la misma felicidad que sentiste vos al encontrar el disco que buscabas se la podés regalar a otro si volvés a compartir. 

8/10/17

Lágrimas - Simple (1967)

Hola reguachos. Hoy les traigo otra perla que le afané al buen Paco Camorra de su excelente blog de rock vernáculo. Esta vez es una joya que yo tampoco conocía: Lágrimas. Y no solo es una belleza
con fuzz y farfizza lo que van a escuchar sino que además es la antesala a lo que después fue esa magnífica banda que, junto a un abanico amplio a lo largo y ancho del país, sentó las bases de lo que sería el rock pesado progresivo y heavy; me refiero, si me fui muy por las ramas a El Reloj. Sí, guacho, de las cenizas de Lágrimas nació El Reloj. Pero los intríngulis andá a revisarlos al blog de Paco.
Yo paso así, rapaz, pletórico de responsabilidades, de tiempos vendidos. Y es así en la Argentina neoliberal, cuates, hay que laburar mucho más para seguir hambreado igual. Pero me importa un carajo. Sin embargo traigo otro Wirtis más a este puto país. A seguir construyendo la contrahegemonía cultural, wuachos.

Bueno, los dejo con esta belleza, los dejo en manos de la Internet. Visiten el blog de Paco. Está más que bien.  Lágrimas

5/8/17

Ácido Sulfúrico (1969)

Hola mis hermanos del garage, otra vez ando por acá. Esta vez les traje un hermoso y novedoso – al menos para mí – simple e una banda uruguaya: Ácido Sulfúrico. Antes que nada, les cuento que el disco lo encontré
en ese blog que, de apoco, sin apuro pero con mucho tesón, voluntad y amor (condiciones sine qua nom para llevar adelante la solidaria tarea de sostener un blog de arte) ha sabido crear Paco Camorra. Me refiero a La nave del rock argento. Sí hermanos, cada tanto hago la ronda por los blogs que siguen de pie y, por suerte, siempre encuentro alguna gema como esta que les comparto.
Dedicaría algunas líneas a graficarles el contexto del simple que les comparto en esta oportunidad, pero me parece mucho más lindo que vayan a La Nave del Rock Argento y lo lean allá. Por mi parte solo voy a decir que tiene un cover de Kano & Los Bulldogs y del hit number one de The Box Tops en clave bien garagera, de hecho, desde el nombre de la banda hasta su sónido, son un excelente ejemplo del género que tanto nos gusta. Hermoso.

Breve es mi entrada. Es que ni siquiera pensaba hacerla hoy, pero encontré este álbum y me gustó tanto que me dije: Hey Miguel, deberías hacer una publicación en Garagelatino. Y así es que acá estoy, cumpliendo una vez más los designios del corazón. Los dejo amigos, en muy buena compañía, por cierto. Y con la firme convicción que se van a descargar mucho del material que Paco tiene en su blog. Y a agradecer también, espero. Acá les dejo, por mi parte, esta belleza: Ácido Sulfúrico. 

17/7/17

Los Blue Jets (1967)

Buenas noches amigos, otra vez por acá. Se me hizo largo el tiempo en silencio esta vuelta. Pero es duro sostener los blogs, escribir, llevar una vida laboral y la familia. Y también es hermoso. Si no es eso la vida, ¿qué carajo es? Yo no sé. Y es por estos positivos pensamientos que una vez más vuelvo a abrir mi amado Garagelatino y comparto algo de rock troglodita y salvaje. Esta vez de la genial serie de rock boliviano que una vez nos compartiera el siempre solidario Wilmer.

Los Blue Jets fue un grupo del cual no he localizado demasiada información, la verdad. No obstante suenan hermosos, garageros y juveniles, llenos de fuerza. Y como si eso fuera poco, cantan en castellano: bien latinoamericano como nos gusta a nosotros. Sí amigos, porque siempre vuelvo, a como dé lugar, es el porqué de Los Blue Jets. Las palabras se me quedan cortas, lo reconozco. Pero también sé que no es lo que digo o lo que pienso lo que importa sino lo que comparto. Soy un mero canal. Y tal vez esté bien porque nunca me he considerado el fin, al contrario, me tengo como un medio para difundir y expresar belleza estética. Chau, hasta no sé cuándo. Acá se los dejo: Los Blue Jets.   

28/5/17

Los Shakers - Los inéditos

Fue en el bar del Japonés donde me encontré, una noche de invierno de esas que el frío te pincha los huesos, tan propias del desierto mendocino; al Anacleto Bermudés. Yo lo conozco de hace rato al Anacleto. Era amigo de mi vieja. Tocaban juntos en una banda que ensayaba, mirá vos qué chico era el mundo rockero en aquellos días; en la misma sala que los Altablanca. Sí, ya sé que los Altablanca practicaban en una casa en Chacras y que no invitaban a nadie. Pero el Anacleto venía de la misma movida. La cosa es que durante los ochenta, cuando yo era pibe, el Anacleto vagaba mucho por mi casa. Siempre pasaba y zapaban algo con mi vieja.  Después el vago se tiró al abandono. No sé si fue porque su mujer lo dejó o ella lo dejó porque se tiró al abandono. Pero bueno, se volvió un borracho consuetudinario y dejó de tocar. Un bajón. No lo vi por mucho tiempo hasta que ya entrado en la adolescencia, allá por la década del noventa, me enamoré de la noche y la destrucción. Con los vagos habíamos empezado a ir bar del Japonés. Y fue ahí donde me lo empecé a encontrar al Anacleto. Siempre en invierno. Era un excéntrico.
Una de esas noches fue que me dijo: Mirá Miguel, a mí Los Shakers no me gustan. Yo sé que los vagos eran el fórmula uno del beat latinoamericano, no se puede negar eso. El virtuosismo es evidente. Pero también era mucho muy melódicos pibe, qué querés que te diga. A mí siempre me fue la cosa más salvaje. Capaz que sea porque es lo que me sale mejor, bah, cuando tocaba… pero bueno, la cosa es que me van más Los Bulldogs, eran más punkers.
Y la verdad que coincido bastante con el Anacleto pero debo reconocer que las pocas veces que me siento
y escucho a Los Shakers siempre se derrumba el mito. Los encuentro, sí, muy melódicos; pero las melodías me resultan una muy bonita mezcla entre flower punk, bubble gum y hard pop. Y me digo: Hey, Wirtis, van muy bien Los Shakers para amenizar la lectura.

Además, cuando algún amigo me recomienda bien una banda, suelo prestar atención. Y eso es lo que pasó con el disco que hoy les comparto: lo publicó el capo de Roarrunner en su fundamental y clásico blog Roadruner Beat Beat y lo recomendó con tan buen decir que lo tuve que escuchar. Y la verdad que es un muy bello álbum. Se los dejo. Con nuevo link porque predico con el ejemplo: ahora, este disco está más disponible en descarga gratuita que antes. Hacé lo mismo vos, si lo bajaste, no seas culiado.  

30/4/17

Los Marshalls (1965)

Hola cuates del garage. Una vez más vuelve Wirtis. Con los brazos entumecidos, con el alma agarrotada.
Harto de tanta inequidad, con muchas ganas de pelear. Y es que la Argentina en clave neoliberal es una mierda. Pero mucho más mierda es saberse rodeado de gorilones sin pelo en pecho, ni tesón en el alma.
Caminar la calle de la gran ciudad, cuando sos de abajo, de la cumbia y del punk, cuando sos, en fin,  un negro y los conchetos tienen el poder es sinónimo de ofender. Cabeza, te van a decir. Sabelo.
Pero no van a poder nunca eso de amasijarnos sin piedad. Porque nosotros somos de los que caminamos con Santa Eva,  sabemos que no hay que aflojar y siempre pelear. Ahora nos quieren convencer de que somos unos negros vagos, los docentes. Negros de mierda. Y hay que ver como el concheterío docente del medio pelo, mediocres del trabajo privado o de directivo, por puro capital; te miran con los ojos cruzados cuando te descubren negro de la cumbia y el punk. Y no te entienden, sos un traidor a la clase: ¿¡No ves que son todos unos negros esos que van a marchar!? Reclaman asustados los chetos docentes del colegio privado o del universitario, ojo, que en todos lados están. Y yo me  indigno y me revelo. Y entonces descubro que también los otros están en todos lados, me refiero a esos que son como yo, que piensan que la docencia es resistencia a la hegemonía neoliberal. Y me reconforto, entonces, amigos del punk; porque me los encuentro en las marchas y opinamos con la calle y la cumbia en el corazón.
Entonces es imposible no abrazarlos y pensar de cuánto vamos a luchar para que este lindo país que podría
ser cualquiera y a nosotros nos  tocó en Argentina; salga adelante del demonio neoliberal. Con cada derecho que quitan someten  para  lograr lo que, entiendo yo, es el objetivo final: silenciar la disidencia mediante opresión para caretear de paz social. Pero nosotros somos un yuyo porfiado: nunca, nunca, porque nos adoctrinamos en el dolor de la inequidad, hay que olvidar y siempre resistir.

Por lo dicho, cuando los a brazo, a esos que están peleando desde el más violento de los fangos a mi lado, les cuento de mi blog y del viaje a las raíces del punk. También les cuento porqué somos Latinoamérica aguerrida y venal, que de acá salió el género más genuino y visceral como es el garaje punk y la cumbia villera. Acá les dejo a Los Marshalls, una perla más que revitaliza nuestros oídos enfermos de garaje punk. Abrazos mis wuachos. Y no olviden: resistir y nunca claudicar.    

17/3/17

Los Destellos - Solo ellos (1969)

Buenas tardes compadres, hoy vengo con cumbia, con cumbia chafa y psicodélica. Aunque más bien es psicodélica, que la chafa es de Metaguacha. Pero no importa, porque es esa banda la que voy a subir allá, en el benemérito blog Garagelatino international way. Pero bueno bróders, por acá les traigo a Los Destellos, legendaria banda de cumbia peruana que conocí, al igual que al magnífico Gamaliel Churata, gracias al cuate Wilmer. Así es, entre las muchas cosas que debo agradecer el día que la parca me tome y ya no me quiera soltar es haber abierto este blog y haber conocido a personas tan copadas como las que he conocido. Y eso que con los amigos de la web jamás nos hemos visto en persona. Pero es no importa, un mismo sentimiento de amor por la música n particular y el arte en general nos hermana en el lodo que nos ha tocado sufrir.
Bueno, les contaba que hoy les traigo otro disco de los míticos Destello, de la época de Enrique Delgado, claro. Este es el segundo de 1969. Acá los vagos redoblan la apuesta y mandan un disco con mucha presencia de guitarra, bien frentera y surfera. La verdad que es un placer de oír. Con todo, no es este álbum uno de los que más hits tenga, característica que para mí siempre está buena. Tengo mi propio canon de hits.
Acá en la Argentina la situación social está brava. En especial con nosotros los docentes: no solo están intentando a como dé lugar imponer sueldos de miseria sino que también cerraron los programas de formación docente – libres y gratuitos – y mantienen una fuerte campaña mediática, con todo ese gran poder hegemónico que tienen, de desprestigio. Así han logrado imponer en la opinión pública la idea de que los sindicalistas – y todo tipo de organización construida desde las bases – es corrupta y vaga.
Y esto es así mis hermanos de allá afuera que otra mierda vivirán; porque lograron imponer una vez más, y vaya esta acumulación; la idea fuerza de que el populismo es dañino para el pueblo.
He concluido que no importa tanto la bandera, porque es una simbología arbitraria que responde a
fenómenos contextuales. Sí, en cambio, importa una cosmovisión de general bienestar. No me voy a enredar en explicar qué pienso sobre la corrupción y otras yerbas porque los voy a aburrir. Pero entiendo que es necesaria una distribución de la riqueza más amplia. Y no me tiro de comunista, los extremos siempre son violentos, pero sí una mediana equidad. Para eso hay que sacar de dónde más hay, porque ya está muy repartida la riqueza, es mentira que se puede generar una nueva sin afectar a los que la tienen toda.
Yo entiendo muy bien que el hijo de puta de Mauricio M. entienda que una repartición “equitativa” de la riqueza es: que los superempresarios como él hagan innumerables negocios entre sí que implique “contratar”, por ende, según su ricachona mente; a muchos otros. En consecuencia, piensan estos verdaderos chacales del pueblo, generan trabajo “genuino”. Cualquiera de nosotros que hubiese nacido en ese contexto, muy probablemente, pensaría así.
Para sostenerlo necesitan, dentro del sistema “republicano”, convencer a la población de que eso es lo “bueno”. En un país de burros ciegos, el tuerto es el rey. Por eso, venid a mí hermanos de garaje, venid. Wirtis los va a liberar: Los Destellos

27/2/17

Eddie Pequenino - Grabaciones encontradas

Buenas tardes mis hermanos, vuelvo tan pronto porque el querido Víctor Tapia, un tipo culto e inteligente, me pasó esta antología pletórica de gemas del R`n`R para compartir con ustedes. Víctor Tapia lleva adelante, junto a algunos adláteres que enorgullecen la juventud, la revista Universo Epígrafe (face). Y como para muestra basta un botón, pero no para juicio; los dejo con la pluma de Víctor:

  “El rock comenzó con la Balsa, compuesta por Nebbia y Tanguito en un baño de Once””…. Rezan los “periodistas” e “historiadores” como si fuese el Santo Rosario. Durante años, este credo incuestionable  ha sido repetido hasta el hartazgo, convenciéndonos de que no hubo rock en Argentina hasta 1967.Pero esta afirmación es sólo una mentira que responde a intereses inconfesables. El rock en español era moneda corriente a principios de los 60. Pioneros como Johnny Tedesco, Sandro y Johnny Carel (quien vendió 50.000 copias de un solo simple!) hicieron bailar a todo el país tanto con covers como con rocanroles de composición propia. El revisionismo histórico debe recuperar todos estos años perdidos, que fueron borrados de la historia a plumazos pese a la gran popularidad de la cual gozaron los pioneros en su momento.
Hoy les acercamos posibilidad de conocer el comienzo de todo. Eddie Pequenino fue quien inventó el rock en el país antes de hacerse más conocido como actor cómico (trabajó junto a Olmedo y la Peluquería de Don Mateo, ni nada más ni nada menos).  Nació en Villa Urquiza,  casualmente el mismo barrio en que vivían Tedesco y Carel.  Las esquinas de Triunvirato lo conocieron como trombonista de jazz, pero fue su viaje a Estados Unidos lo que le hizo conocer el rock. A su vuelta, formó un increíble seleccionado 
músicos a los que les hizo escuchar innumerables discos del género que lo había cautivado. El fin era capturar el sonido de Bill Halley y otras estrellas de la época.
En este compilado podrán escuchar joyas como Saltando en Rock, el primer rock and roll compuesto en el país. Lanzado en 1956 por la banda que formó Pequenino en Rosario, fue compuesto por el primer arreglista musical de jazz del país: José Santiago Rossino. También podrán deleitarse con “Take It Easy Baby” y “Aquí Viene el Rock”, temas compuestos por el mismo Pequenino para la primera película sudamericana de rock (Venga a Bailar el Rock, film argentino de 1957). El primero de ellos fue compuesto junto al mismísimo Lalo Schifrin, creador de la banda sonora de Misión Imposible y pianista de Eddie a fines de los 50. Lalo también tocaba rock and roll con su orquesta, diez años antes de que Los Gatos comenzasen a naufragar.
Eddie cantaba en un inglés más que perfecto, y con él engalanó el primer tema de rock cantado en español: Rock Con Leche, una canción del cómico Délfor Dicásolo. El mismo inventor del término “gorila” supo cantar en esta frenética canción líneas como: “Este nuevo ritmo que ni fox ni boogie es. Rock, Rock con Leche! “Los libros de historia no reconocen a Délfor, pese a que cantaba rock en español once años antes de La Balsa.  Este compilado le hace justicia por primera vez en la historia.
Carla Pequenino, nieta del gran Eddie, está realizando un documental sobre su abuelo. Quienquiera que pueda ayudarla con este noble propósito, que no dude en hacerlo. La historia oficial del rock argentino tiene sus días contados y hoy Garage Latino la acerca un poco más a su inevitable final. Bailemos y saltemos al compás de los verdaderos precursores de nuestra música!

Para ustedes, y disculpen que me colgué y no lo puse, el link de Eddie Pequenino.